Ir al contenido principal

De regreso a lunes

“Una de las escuelas de Tlön llega a negar el tiempo: razona que el presente es indefinido, que el futuro no tiene realidad sino como esperanza del presente, que el pasado no tiene realidad sino como recuerdo del presente”, extracto de Tlön, Uqbar, OrbisTertius, Ficciones, Jorge Luis Borges.

Durante las últimas semanas estuve experimentando sobre la “refracción del tiempo”, una frase que me vino en el delirio para darle sentido a la relatividad que tiene en tiempo al escribirse y puede ser confundido entre lo pasado y lo venidero.

Relatividad, en litografía, M.C. Escher
Van dos semanas de insomnio y quizá sufrí alteraciones en la memoria, sin embargo, inmediatamente evoco el último sueño que recuerdo: corría a la misma velocidad de un taxi en el medio de una pista, parecía un perro que agitaba las orejas mientras veía su reflejo al espejo, no distinguí la mañana de la noche, entonces me encontraba en plena madrugada corriendo a la misma velocidad del vehículo para pedirle me lleve a mi casa porque cerca, un grupo de amigos con los que estuve tomando empezaron a darse golpes entre sí: “el pogo, el pogo”. Horas antes, bailaba cumbia en un bautizo que terminó cerca a las diez de la noches y todos fueron a dormir temprano, salí con Renán, tunantero, guitarrista, vocalista de un desaparecido grupo de música wave, quien me animó acompañarlo a una tocada. Con una sola luz palpitante en colores, adolescentes en trajes negros, espuelas, cabellos abultados y pintados de rojo, pálidos: El Club de Charly. “UlrikeRazumov” y un compañero  que egresó hace varios años atrás la facultad se acercó y el grupo fue creciendo mientras el local se iba llenando de presencias que tenían como saludo: “¿La Oroya?”. La esencia del wave: travestis, ojos delineados, chalecos de cuero y nosotros parecíamos el grupo “menos posero”, claro, me sentía el más joven en un grupo de cuarentones que han dejado las pintas y las ropitas atrás para darle sentido al sonido, la nostalgia que los mueve como a Morrisey, Mark Hollis, Vince Clarke. El sueño me poseía mientras corría anfetaminas, bolsitas, papel aluminio, jeringas y tanta cosa extraña aún, tuve que decidir: soy natural, como dice un gran amigo y llené y vacié a la vez mi cuerpo.

Al día siguiente me encontré con la chica que me acompañó el baile en varias canciones durante el bautizo, “oye esas ojeras” me preguntó aprovechando para palparme las mejillas, “he dejado de usar lentes, es por eso, lo otro: me tengo que afeitar esta semana ya”. Y continuamos en camino opuestos, horas antes desperté del dolor de cuello que me estaba provocando dormir sobre el sillón, tenía llamadas perdidas que no quise devolver, estuve desorientado por varios minutos hasta que me puse la casaca y salí en busca de pan y nuevos cabezales para el afeitador porque estuve semanas intentando rasurarme la barba con la mano izquierda, mientras la derecha seguía llevando los tres puntos de un accidente casero.
Mañana tengo programado volver a la universidad y seguir tramitando documentos para el bachiller, con el alivio que ya terminaron las clases del curso de actualización, estaré en la cola escuchando música, mirando de lejos los coqueteos entre los trabajadores administrativos de la universidad, a quienes ya conocí el año pasado mientras hacía prácticas pre-profesionales. Almorzaré solo nuevamente, miraré el atardecer y seguiré buscando los libros necesarios para la bibliografía para el trabajo de investigación.

Durante la semana, decidiré si viajo a Lima, al menos para un par de días y luego regresar para viajar a Arequipa, soñaré y olvidaré lo que soñé. Esperaré a que el año termine y haya terminado por desamoblar mi habitación y alistar maletas para salir de casa.
Mientras iba terminando, sorprendido, me percaté que estuve siendo poseído por el sueño y que lo que pasó, lo recordaré y algunos hechos se harán difusos, y lo que vendrá se hará mutable, fue entonces cuando esbocé un rictus y el di la bienvenida al lunes.

Comentarios

Saulo Antonio ha dicho que…
Autobiofráfico, cercano a la fantasía.

Entradas populares de este blog

La Navaja

Más de 10 horas en la universidad  por día durante la semana, un sueño (intento de pesadilla) que me despertó sudoroso y un fin de semana en el que volví a probar aquel mundo oscuro que siempre contenemos en nuestras mentes retorcidas.
Había terminado de comprar el pan de la mañana de la típica tienda de la esquina, de pronto entra un joven que hábilmente posiciona una navaja en mi rostro, lo sentí tenso, firme, a punto de insertarse en mi piel. Me sujetó para llevarme a mi casa, vi hacia las ventanas del segundo piso, divisé a mi tío, le mandé un mensaje. “Sal”. Fácilmente mi tío se aproximó y pudo librarme del maleante que había tirado su navaja, la tomé y me dirigí hacía él para propinarle un certero corte en todo el cuerpo…
Desperté y quise interpretar todos los elementos simbólicos que tuve en ese sueño… pero los síntomas de la gripe y una creciente picazón en los ojos me llevaron nuevamente a los brazos de Morfeo.
No quería levantarme, tenía fiebre y dolor muscular, pero tenía que …

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Un fin de semana cualquiera, piensas "¿adónde voy ahora?", extrañamente prendes el televisor y te enteras de un festival de lechón, sin cuestionar nada, alistas la cámara de fotos, algo de sencillo en el bolsillo y sobre todo: muchas ganas para comer, conocer y caminar.
El destino: El distrito de Orcotuna.
Toponimia: ORCO – Cerro y TUNA – Rincón Ubicación: Ubicada en la provincia de Concepción, región Junín, Perú.
¿Cómo llegar?
Si vives en Huancayo, se encuentra a 15 kilómetros, en la margen derecha del río Mantaro. Si chapas una combi llegas en 20 minutos, en tu troncomóvil (particular), en diez minutos.
Si vives en Lima, viaja a Huancayo. Y si vives en el extranjero, viaja a Perú.
Una de los platos más reconocidos de la zona es el lechón, es por eso que se han ganado el apelativo de "cuchicancas". Así que para impulsar el turismo, al igual que en los últimos años, se realizó el "IV Festical del lechón".
Tenía que aprovechar el momento, ya que soy amante de la c…

A todas ellas

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, unas celebran y otras conmemoran, algunas buscan un pretexto para recibir un regalo o un saludo y algunas otras siguen luchando por lograr una auténtica igualdad de derechos, y es que por muchos años de historia la mujer ha sufrido un estigma, que aún en muchos país padecen mediante la violencia, la represión y miles de formas que la propia cultura manifiesta en cada territorio, lo bueno es que la culturas son cambiantes y modificables. Hoy tengo presente a todas, a las que son madres, a las que no lo son, a las que quieren serlo pero no pueden, a las que no quieren serlo y lo son, a las que lo son y se arrepienten, a las que no lo son y no pretenden serlo; a las madres adoptivas, a las que lo son a la fuerza, a las que desarrollan el instinto maternal y a las que no, a las que no desean una familia y las que tienen una, a mujeres con muchos hijos, a las mujeres que perdieron a sus hijos, a las que creen que tener hijos varones es mejor que tene…