La vida es bella

Tomaron la universidad durante dos semanas, viajé, me lesioné la rodilla, vi varias películas, hubo un foro de cine israelí organizado por mi salón, terminé varios libros que dejé inconclusos… y lo más importante: pude ver a mi viejo nuevamente.

Forzaron las vacaciones / Torre de Babel

Desde el viernes 13 (día de eme de mayo) ya corría el rumor que los comensales, comilones o como se les atribuya un adjetivo tomarían la universidad exigiendo les den más de la rica richi, vamos, ellos se lo merecen aunque lleven símbolos y colores cruentos mediante sus lenguas. Pero como un rumor se convierte en mala información y esa mala información es usada como veraz, se convierte en noticia, luego se confunde con las opiniones de los demás y se crea ese lenguaje poco entendible, razonable, comprensible… es ahí donde surgen “el problema”: los seres humanos dejamos de comunicarnos eficientemente y buscamos maneras poco apropiadas para dejarnos entender, por ejemplo, nos apasionamos en algo que sabemos es muy susceptible a la duda, queremos forzar algo que no puede dar y… en fin.
Sólo leo, veo y escucho las noticias con respecto al tema y me aburre que aún tengamos estereotipos tan marcados, nos es fácil decir “aquél, el dirigente es rojazo”, “el rector es tremendo corrupto”, “ellos son unos angelitos”, “ella es Soraya Montenegro” o “ellas son las de la Usurpadora”. Y todo eso consumimos, ¿es nocivo? No, yo pienso que es letal. Esa es la identidad de la quimera, la que ha ocasionado que perdamos dos semanas de clases, una gran angustia para muchos padres de familia que velaban por la salud de su hijit@ insurrecto, y… dar lo mejor de nosotros (el salón) para organizar el Foro de Cine Israelí.


Cine de seis estrellas

Luego de la primera semana sin clases, ya muchos teníamos las manos en pleno rasca-rasca bajo el pantalón, sin embargo, la licenciada del curso de Organización y Apreciación de Eventos nos menciona que el Foro de Cine Israelí programado del miércoles 25 al viernes 28 se debía realizar de todas maneras porque el embajador de Israel llegaba a la ciudad.
Manos a la obra: pintamos, trapeamos, cargamos sillas, nos pusimos a la tela, nos ajustamos los cuellos con las corbatas para recibir a Yoav Bar On y hacerle bailar a punta del zapateo del enérgico Huaylarsh moderno en el primer día de inauguración.
Presentamos tres películas bravazas:

La Duda

Los que esperaban ver Piratas en el Caribe 4, Robocop resucita, X-mensos y estrenos se paltearon y se pasaron a otro auditorio a recibir sus politos de productos Chema.


La Perla de los Andes

Con nueve lucas y dos horas y media de viaje desde Huancayo, Tarma se presta como atractivo turístico para todos los huancaínos que queremos darnos una escapadita con la trampa, con la promo, la familia sin gastar tanto y para aliviar el estrés es siempre bueno un viajecito corto, aunque sea a la esquina si eres de los que paran pegados a la computadora. Junto a toda mi familia alistamos maletas para visitar al Señor de Muruhuay que se encuentra en un templo en la bajada de un cerro en el distrito de Acobamba, ya que este mes es época de cruces: fiestas zonales donde muchos feligreses se reúnen para adorar a una cruz y terminan crucificados… es la tradición creo, bueno, de eso se encarga la sección policiales de los periódicos locales.
Ya para regresar, es casi un pecado no comprar el rico manjar blanco “El Tarmeñito” que es uno de los dulces más ricos que he probado como la calidez de la ciudad que me agrada mucho.

(P.D.: En 2008 escribí un pequeño relato: “Lucífugo”.)

La vida es bella

Estos días aproveché para reencontrarme con… los libros mientras mi pataza Ulrike Razumov perdía la cabeza por Humber Humbert.
Fui al cine a ver Thor y salí encantando con la canchita blanca únicamente. Pero la competencia en cartelera al Cineplaney de Huancayo (que pone Enredados y El Oso Yogi como 23523534634563546 semanas) son los canales locales que a cualquier hora pasan películas y… películas.
Todo pasó el viernes 27 que al terminar de tomar el desayuno pasaron La vida es bella de Roberto Benigni. Nunca la había visto antes, pero quedé irremediablemente sensible (cosa que ahora ya es muy extraño que algo o alguien me ponga en ese estado).
Casi todo el día la pasé pensando en el personaje, y en su última marcha antes del baleo, no pude evitarlo… pensé en mi viejo.
Por la noche mi tía me llama y me dice: tu papá está viajando y llegará en unas horas.
Quise soltar el teléfono y saltar de alegría, me contuve, me brillaron los ojos…

Al día siguiente informaban que la policía recuperaba la universidad y que las labores reiniciarían.

Sólo pensé en la Teoría del caos en algo simple y universal: Todo ha vuelto a ser normal.

Tal vez en algún momento me abrume “la normalidad” y cuando eso pase, las cosas volverán a revolotearse para que después se creen nuevas cosas. De eso trata vivir, ¿o no?

Hasta un siguiente lunes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Vómito púrpura