lunes, 23 de abril de 2012

, , , , , , , , ,

Tiempo de héroes

Hace un par de años, en las vacaciones de verano en Lima, estuve de ocio en la notebook, buscando nuevas bandas, voces, algo que me diera un “orgasmo musical”. Encontré por ahí de casualidad, el fragmento de una canción que no tenía el nombre de la banda, mezclada con otras más, se titulaba “The good old days” puse play y entre esos segundos que duró el coro, entre ese sonido de guitarras y batería, me hizo sentir lo que necesitaba en ese momento, estaba excitada.
Busqué como loca la canción completa, ¿Quién es esa banda? ¿De dónde son? No tardé mucho para encontrar lo que quería, vi algunos datos y los discos que tenían… sólo dos, bueno, y a cuál pertenece esa, ¿“Mi” canción?

Se abre el telón
The Libertines, una banda inglesa de rock indie que duró sólo cuatro años, (2000 – 2004) haciendo música con sonidos fuertes, melodiosos o suaves y acústicos, consiguió una gran masa de fanáticos alrededor de toda Inglaterra y países de Europa, que se engancharon con ese par de voces alcoholizadas pero en sincronía con sus canciones. El 2001 empezaron sacando sus primeros temas “What a Waster” y “I get along” el primero haciendo crítica de una vida dura y adicta  “(…) La ciudad es dura, la ciudad es mediocre”
Empezaron a volar muy alto, se les consideró la mejor banda de toda Inglaterra según la revista NME, e hicieron de teloneros para The Strokes y The Vines.
Tan pronto como sacaron su primer EP, posteriormente el 2002 salió su primer álbum “Up the Bracket” considerado el mejor de la banda, especialmente por el tema que hace honor al nombre del disco. Y bueno, donde personalmente, está la mejor canción del mundo, “The good old days”.
Con la fama en sus manos, tenían derecho a disfrutar de una vida más fiestera, con menos restricciones, especialmente por uno de ellos, el que hacía honor a la palabra libertino. De los cuatro integrantes, ambos vocalistas tenían sus discusiones y reconciliaciones todo el tiempo, después de unas copas menos, unas copas de más, a pesar de todo lo que pasaron, los va a unir de por vida el ser uno sólo con la música, y mejor si están juntos para cantar muy cerca el uno con el otro en un solo micrófono.
Sacaron el 2004 su segundo álbum “The Libertines” con temas como “Can’t sand me now” (Tema referido a ambos vocalistas) “The man who would be King”, “What Katie Did” (Piropo dedicado a la top model Kate Moss) “What became of the likely lads”, entre otros, que los llevó a ser la mejor agrupación de Toda Inglaterra.
Para el 2010 The Libertines se volvió a unir para tocar en un festival llamado “Reading and redes”, después de esto no han vuelto a unirse más. Una vez leí en twitter “¿Habrá suficiente droga en el mundo para volver a juntar a The Libertines?” Sólo atiné a decir “Eso espero”
Este año publicaron por todas las redes sociales el nuevo documental llamado “There Are No Innocent Bystanders” dirigido por Roger Sargent que se estrenó en el “East End Film Festival” en Troxy de Londres. Un filme que muestra parte de su vida como banda. Espero y pronto esté disponible en alguna tienda en Perú… (O se pueda descargar por internet)

¿Nombres?
Conociendo parte de ellos como banda, me atrajo también saber de su vida íntima, en este caso merecía conocer un poco más, quizás y me podría enamorar platónicamente de alguno que jamás sabrá mi nombre en esta vida.
Empiezo por el baterista de la banda, GaryPowell, no averigüé más de él después de The Libertines, salvo que perteneció a un grupo formado poco después por uno de los vocalistas, llamada Dirty Pretty Things, imagino que seguirá con una nueva banda o más proyectos musicales, un día cuando escuche esa melodía particular en la batería, sabré que es él.
El bajista John Hassall, alguien no muy mediático dentro o fuera de la música (mi percepción) Lo último que supe de él es que formó su propia banda después de ésta, llamada “Yeti” me gustó varios temas suyos y terminé descargando sus tres discos y un EP.
Si alguien me atrajo mucho por tener una vida loca, pero sin llegar a extremos, es el guitarrista y vocalista Carl Barat. Entraba en calor en el transcurso de los conciertos, quedando al final sólo con una corbata en el pecho, sus jeans pitillo y bañado en sudor mientras tocaba deliciosamente como si fuese la última presentación. Después de The Libertines, hizo un disco como solista llamado “Carl Bârat”, con canciones más suaves y románticas, más adelante formó su propia banda el 2005 (que duró hasta el 2008) llamada Dirty Pretty Things. Recuerdo haber escuchado un tema de su disco “Waterloo To Anywhere” llamado “Blood Thirsty Bastards” para querer descargar todo el disco el mismo día.
Finalmente está el segundo vocalista de la banda, y para mí, el mejor hasta ahora, (Me enamoré perdidamente desde el primer día que lo vi tocar y cantar en una pantalla) A pesar de sus recaídas musicales y personales, ha continuado en su mundo como bohemio poco comprendido. Se siente uno solo con la música, es un dios con sus manos tocando la guitarra, prácticamente hace el amor con ella mientras ofrece LA música que el público excitado le pide a gritos. Pete Doherty, quien ahora se hace llamar Peter, jamás le gustó su nombre sin era “R” al final

Do you “Back from the dead”, Peter?
Desde niño, Peter ha sentido afición por la música y la literatura, tenía muy altas calificaciones en la escuela. Vivía escribiendo o leyendo algún libro entre lápidas de un cementerio mientras trabajaba ahí. Ya en la universidad de Queen decidió probar suerte estudiando literatura inglesa, no tuvo motivación para continuar y lo dejó al año. Tiempo después se mudó con su gran amigo Carl Bârat a un cuarto en Londres, ambos tenían el proyecto de formar una banda, ¿Qué tan buenos llegarían a ser? ¿Qué necesitaban para empezar? El mundo está abierto a todo, si tienes el valor de arriesgarte y lanzarte a la jungla sin que los lobos terminen destrozándote.
Iniciaron The Libertines y tras conseguir años de éxitos, decidieron separarse por las discusiones constantes por los excesos de Pete, especialmente si  el tema de las drogas estaba de por medio, Él iba más allá de lo que sus compañeros de banda hacían, se sentía descontrolado, un drogadicto algo problemático, robó en el departamento de Carl y por ello fue a prisión, pero no por más de dos meses, fue el centro de atención para todos los medios, quienes tenían que sacar algo sucio de él, un “chico malo” con pinta de ser alguien tranquilo con una sonrisa amarilla y mirada ojerosa que tenía dentro a un bohemio con una genialidad musical admirable.
Participó en algunas colaboraciones discográficas con otros artistas y tenía presentaciones como solista en algunos programas de TV o en vivo.
El 2006 Doherty formó su propia banda llamada “Babyshambles”, que sigue vigente y haciendo presentaciones por Francia según me enteré por twitter. Una nueva etapa musical para él y para sus fanáticos lo traería de vuelta “a la vida” ¿Qué tal sería esta nueva banda? Recuerdo que me enteré de Babyshables muchos meses después de saber de The Libertines, y fue una casualidad, quería saber quiénes integraban esta banda y me quedé con cara de “poker face” cuando supe quién estaba de vocalista y guitarrista. La primera canción que escuché fue “Fuck Forever”, bastó esa canción para querer más, volverme adicta a él. Poco supe de sus amoríos con mujeres también muy mediáticas como Amy Winehouse y Kate Moss. En ambas relaciones, Pete estuvo idiota de amor, a veces entre conciertos hacía que Kate Moss saliera al escenario a cantar junto a él, o grababan videos (musicales) juntos en un cuarto.

Para el 2009 saca un disco como solista llamado Grace/Wastelands” con temas más acústicos, suaves, canciones que hablan de amor. Recuerdo el tiempo que escuchaba este en particular, me enamoré de un muchacho con un parecido a Peter, y se lo dije la primera vez que nos conocimos. Llegó a tener gusto por su música, y siempre que estamos juntos, es infaltable que ponga “Broken love song” mientras me dice que le fascina el video de la canción.

Pinceles y jeringas
Algo que llamó mi atención fue saber que Peter también se dedicaba al arte plástico, pero mientras más leía a cerca de ello, más extraño era para mí, mi primera percepción fue que podría hacer cuadros con rostros sin miradas en fondos distorsionados, me imaginé algo similar a “El grito” de Edward Munch antes de ver alguna pintura suya.
Peter innova, ¿Para qué usar pintura? Es la primera vez que veo a un artista tan loco para crear arte con su propia sangre. Uno de éstos tiene una cuchara y jeringas pegadas con cinta scotch mientras una chica desnuda dibujada con líneas simples mira de perfil hacia arriba.
Tuvo críticas de gente que miró los cuadros como algo monstruoso, y otros que prefirieron interpretarlo de una mejor forma. Creo que no hay límites, tu imaginación vuela donde prefieras y lo materializas como te plazca.

Albion
Encontré unos diarios, (o recopilación de poemas) de Peter publicadas en la red (Listos para descargar) “The Books Of Albion”, y cada libro con un título propio, todos tenían fotografías recortadas de sus amigos, imágenes de varias revistas juntas, algunas de Kate Moss, otras de él mismo, partes recortadas de noticias escandalosas de su vida privada, o acerca de su banda, palabras regadas por cada rincón del diario, frases subrayadas y fragmentos de poemas o canciones. Un desorden que podías entender si seguías la ilación del cuaderno desde la primera página.
“Es bueno probar de todo” me dijo mi mejor amigo, y tiene razón. ¿Qué tal le iría de modelo? Entrar en otro mundo con una personalidad diferente, todo para un par de fotos. El diseñador Roberto Cavalli puso a Peter de imagen en su campaña de otoño 2007-2008. Creó un personaje nuevo, más fresco, con una imagen más pulcra de él mismo, y vaya que le sentó bien.
Todos sus recuerdos y su vida están en el Albion, su mundo, donde se ha enraizado desde que empezó como músico, poeta y artista, se encuentra ahí todo lo bueno y malo de él mismo. Disfruta tener sus propias reglas dentro de éste. Recuerdo haber leído que alguien interpretaba el Albion que tanto repite él en sus canciones y escritos como su lugar de origen, donde uno puede tener una vida libre, sin prejuicios ni acomplejamientos. La vida turbia y desordenada de un poeta y genio musical me fascina en muchos sentidos, no por querer imitarlo, es más ligado a la admiración por su música, sus poemas y el arte que lleva en el alma. 


El post es aporte de mi gran amiga Stephanye. Si quieren contactarla, háganle clic al nombre.


Hasta el próximo lunes que va con mi viaje al Lima el último fin de semana.
Publicar un comentario