Ir al contenido principal

Te conocí

Aunque haya suprimido muchos textos o dejado en edición para nunca publicarlos, esta vez quise permitirme esa excepción, sin ánimos de lograr nada. El último fin de semana me sentí pletórico y tuve ocasión de recordar plenamente, sin sujeción de alguna emoción.

Te he conocido a través de un vidrio opaco, tu silueta no era más que la conformación de palabras sin sentido, o párrafos que terminaban contradiciéndose conforme pasaban los meses, los años y todo lo que tuvo que pasar. Esos cambios abruptos de proposiciones que me ilusionaban seguidas de reflexiones que llevaban el barco a un mar lejano de páginas vacías.

Te conocí a través de una puerta decorada con vidrios deformados (porque el arte ha deformado la estética); el orden de tus cabellos es el mismo, el efecto que me arremolina los vestigios casi inexistentes de lo que fuiste tú: tu cabeza era mi suave almohadita y tu sabor único que ahora ya no logro distinguir y he confundido mucho en el vaivén del término de mi adolescencia.

Te conocí a través de unas paredes claras y de pocas ventanas con vidrios llenos de tela de araña, convirtiéndolos en la guarida de los fines de semana por la tarde u ocasionales tardes desesperadas antes que las arañas lleguen, hasta que llegaron y morimos por el veneno de la pasión. Qué más pasión cuando tu mandíbula giraba por mi cuello y emanaba el fuego fatuo, el que compartimos hasta que llegó la desidia por elegir y siempre elegimos los incorrecto, porque eso acrecentaba el sofoco en extrañezas las veces que pasaba por cada lugar y los veía exudando nuestra propia emoción partida.  

Te conocí a través de unas calles que acostumbran a la penumbra y sonaban como una guitarra de cuerda sostenida, reemplazando al grito que di al estar primera vez pisando el asfalto luego del pajonal del nido, ambos obstaculizamos la visión hasta casi dos años después porque nuestros andares eran sobre las sábanas y los sueños, algunas veces insomnios y con el fondo de tus canciones maceradas o las mías sin grados de alcohol.

Cuando te conocí la escritura avanzó muy rápido y las páginas vacías empezaron a llenarse, por el impulso menor o mayor que recibía en las estivales estaciones, dentro y fuera; en el alborozo después de tu partida porque me percataba a destiempo lo feliz que había sido. Todos esos recuerdos tuvieron que apearse del Olimpo adonde los había llevado.

La última vez te conocí a través de la distancia y la imaginación, enarbolando emociones que nunca llegaron y sueños que no se consumaron porque hubo otras cosas, otros lugares, otros tú, otros tiempos y otros espacios, sin embargo, el compartido contigo en algún momento tuvo el vidrio transparente y fue en aquel comprendí que comprendí había amado.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Más de 10 horas en la universidad  por día durante la semana, un sueño (intento de pesadilla) que me despertó sudoroso y un fin de semana en el que volví a probar aquel mundo oscuro que siempre contenemos en nuestras mentes retorcidas.
Había terminado de comprar el pan de la mañana de la típica tienda de la esquina, de pronto entra un joven que hábilmente posiciona una navaja en mi rostro, lo sentí tenso, firme, a punto de insertarse en mi piel. Me sujetó para llevarme a mi casa, vi hacia las ventanas del segundo piso, divisé a mi tío, le mandé un mensaje. “Sal”. Fácilmente mi tío se aproximó y pudo librarme del maleante que había tirado su navaja, la tomé y me dirigí hacía él para propinarle un certero corte en todo el cuerpo…
Desperté y quise interpretar todos los elementos simbólicos que tuve en ese sueño… pero los síntomas de la gripe y una creciente picazón en los ojos me llevaron nuevamente a los brazos de Morfeo.
No quería levantarme, tenía fiebre y dolor muscular, pero tenía que …

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Un fin de semana cualquiera, piensas "¿adónde voy ahora?", extrañamente prendes el televisor y te enteras de un festival de lechón, sin cuestionar nada, alistas la cámara de fotos, algo de sencillo en el bolsillo y sobre todo: muchas ganas para comer, conocer y caminar.
El destino: El distrito de Orcotuna.
Toponimia: ORCO – Cerro y TUNA – Rincón Ubicación: Ubicada en la provincia de Concepción, región Junín, Perú.
¿Cómo llegar?
Si vives en Huancayo, se encuentra a 15 kilómetros, en la margen derecha del río Mantaro. Si chapas una combi llegas en 20 minutos, en tu troncomóvil (particular), en diez minutos.
Si vives en Lima, viaja a Huancayo. Y si vives en el extranjero, viaja a Perú.
Una de los platos más reconocidos de la zona es el lechón, es por eso que se han ganado el apelativo de "cuchicancas". Así que para impulsar el turismo, al igual que en los últimos años, se realizó el "IV Festical del lechón".
Tenía que aprovechar el momento, ya que soy amante de la c…

A todas ellas

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, unas celebran y otras conmemoran, algunas buscan un pretexto para recibir un regalo o un saludo y algunas otras siguen luchando por lograr una auténtica igualdad de derechos, y es que por muchos años de historia la mujer ha sufrido un estigma, que aún en muchos país padecen mediante la violencia, la represión y miles de formas que la propia cultura manifiesta en cada territorio, lo bueno es que la culturas son cambiantes y modificables. Hoy tengo presente a todas, a las que son madres, a las que no lo son, a las que quieren serlo pero no pueden, a las que no quieren serlo y lo son, a las que lo son y se arrepienten, a las que no lo son y no pretenden serlo; a las madres adoptivas, a las que lo son a la fuerza, a las que desarrollan el instinto maternal y a las que no, a las que no desean una familia y las que tienen una, a mujeres con muchos hijos, a las mujeres que perdieron a sus hijos, a las que creen que tener hijos varones es mejor que tene…