Ir al contenido principal

El sonido del 2015

Estas días son míos, estás canciones son como cantarles a cada día del año, un año de muchos viajes, de imborrables recuerdos por selva, sierra y costa, recorrer todo el Parque Nacional Tingo María en dos días, viajar en el Tren Macho y disfrutar de las playas y la comida del norte, respectivamente. He vuelto a sumergirme entre libros, historias, papel, lápices y lapiceros. Recién aprendía a despedirme de mi viejo y tuve que hacerlo de mi bisabuela Natalia, mamá Julia y mi buen amigo Oscar. Así como he aprendido a dar la bienvenida a todos mis hermanos y explorar el mundo de la Tunantada con nuevas amistades.
En los últimos meses del año, que decido redirigir mi rumbo... tuve un reencuentro inesperado luego de nueve años, mi banda favorita, Coldplay, saca nuevo disco y anuncia un concierto en abril del próximo año en Lima y vuelvo a tomar estabilidad emocional para encaminarme a los proyectos que tengo por cumplir el año que viene. Este año ha sido un alivio tener a todos mis hermanos cerca.
Todo el año rememoré los ya diez años de mi disco favorito, el X & Y, con cada single y tal vez sospechosamente en cada fecha tuve días para recordar siempre.  

Esta lista, diferente visualmente a las demás, tiene más canciones de lo habitual ya que no seleccioné con las del verano de este año, que son las que mayormente aparecen al final, excepto la primera, lo que no cambia es no estar muy cercano al acervo de la música popular local. Ponle play...


 
(*)Entre el número trece y catorce está Yesterday de los Black Eyed Peas, canción caleta del grupo sin Fergie y volviendo a hacer hip-hop.

Ya que en Spotify sólo existía la versión en concierto de la canción de este año, subo el videoclip y la volveré a contar como el himno de la alegría que provoca vivir.



¡Felices fiestas y los mejores deseos para el 2016!



Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Más de 10 horas en la universidad  por día durante la semana, un sueño (intento de pesadilla) que me despertó sudoroso y un fin de semana en el que volví a probar aquel mundo oscuro que siempre contenemos en nuestras mentes retorcidas.
Había terminado de comprar el pan de la mañana de la típica tienda de la esquina, de pronto entra un joven que hábilmente posiciona una navaja en mi rostro, lo sentí tenso, firme, a punto de insertarse en mi piel. Me sujetó para llevarme a mi casa, vi hacia las ventanas del segundo piso, divisé a mi tío, le mandé un mensaje. “Sal”. Fácilmente mi tío se aproximó y pudo librarme del maleante que había tirado su navaja, la tomé y me dirigí hacía él para propinarle un certero corte en todo el cuerpo…
Desperté y quise interpretar todos los elementos simbólicos que tuve en ese sueño… pero los síntomas de la gripe y una creciente picazón en los ojos me llevaron nuevamente a los brazos de Morfeo.
No quería levantarme, tenía fiebre y dolor muscular, pero tenía que …

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Un fin de semana cualquiera, piensas "¿adónde voy ahora?", extrañamente prendes el televisor y te enteras de un festival de lechón, sin cuestionar nada, alistas la cámara de fotos, algo de sencillo en el bolsillo y sobre todo: muchas ganas para comer, conocer y caminar.
El destino: El distrito de Orcotuna.
Toponimia: ORCO – Cerro y TUNA – Rincón Ubicación: Ubicada en la provincia de Concepción, región Junín, Perú.
¿Cómo llegar?
Si vives en Huancayo, se encuentra a 15 kilómetros, en la margen derecha del río Mantaro. Si chapas una combi llegas en 20 minutos, en tu troncomóvil (particular), en diez minutos.
Si vives en Lima, viaja a Huancayo. Y si vives en el extranjero, viaja a Perú.
Una de los platos más reconocidos de la zona es el lechón, es por eso que se han ganado el apelativo de "cuchicancas". Así que para impulsar el turismo, al igual que en los últimos años, se realizó el "IV Festical del lechón".
Tenía que aprovechar el momento, ya que soy amante de la c…

A todas ellas

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, unas celebran y otras conmemoran, algunas buscan un pretexto para recibir un regalo o un saludo y algunas otras siguen luchando por lograr una auténtica igualdad de derechos, y es que por muchos años de historia la mujer ha sufrido un estigma, que aún en muchos país padecen mediante la violencia, la represión y miles de formas que la propia cultura manifiesta en cada territorio, lo bueno es que la culturas son cambiantes y modificables. Hoy tengo presente a todas, a las que son madres, a las que no lo son, a las que quieren serlo pero no pueden, a las que no quieren serlo y lo son, a las que lo son y se arrepienten, a las que no lo son y no pretenden serlo; a las madres adoptivas, a las que lo son a la fuerza, a las que desarrollan el instinto maternal y a las que no, a las que no desean una familia y las que tienen una, a mujeres con muchos hijos, a las mujeres que perdieron a sus hijos, a las que creen que tener hijos varones es mejor que tene…