Ir al contenido principal

Perro muerto

La última semana se incrementaron las veces y horas de lluvia. En el nuevo ritmo de labores, sólo salgo un par de veces de casa: una para ir a la universidad y la otra para ir a comprar pan.
La última semana, la cuadra donde se ubica la casa de mis abuelos tuvo un visitante que se quedó para siempre, literalmente dicho.

Lunes: Retornaba corriendo con la bolsa de pan de trigo en la mano derecha mientras con la otra buscaba las llaves. Se me hizo difícil encontrarlas porque algo había llamado mi atención. Un bulto peludo se encontraba tirado en el umbral del portón, me acerqué y vi que se trataba de un perro negro de un pelaje heterogéneo. Se me ocurrió la palabra “chusco” hasta que me miró y sentí una leve congoja. Lo dejé allí, preferí no botarlo para que se siga protegiendo de la lluvia.

Martes: Me encontraba a media cuadra para llegar a casa y observé a mi abuelo ofreciendo un poco de comida al perro que seguía echado. Cuando me acerqué me dijo: “Está enfermo…” Giré para ver al peludo, pero no volvieron a coincidir nuestras miradas ya que él se encontraba más concentrado en cómo comer.

Miércoles: En plena conversación durante el lonche, salió el tema del perro abandonado que se había recostado en el portón de mi casa. Mi tío y yo sacábamos la cabeza de vez en cuando por la ventana para divisar al perro que había cambiado de casa para recostarse.

Jueves: Comentando las noticias con mis familiares, volvió a salir el tema del perro abandonado, esta vez porque un carro lo había embestido.

Viernes: Mi gata parió cuatro crías, fue día de carnavales y al regresar el corso que organizaron en el centro de la ciudad, nuevamente me crucé con el cuerpo del perro que se encontraba a dos casas de la mía, tenía el ojo izquierdo reventado y el pelaje húmedo. Tuve un mal presentimiento.

Sábado: Las lluvias se hicieron más prolongadas y las veces que miré al perro ya no estaba recostado bajo alguna sobresaliente de segundo piso para no mojarse. Estaba tirado en medio de la vereda como si esperase a alguien… o algo.

Domingo: Amaneció lloviznando y con una baja temperatura, me costó levantarme, pero lo hice. Al observar la calle desde la ventana del segundo piso me percaté el cuerpo del perro que seguía recostado, no pude advertir ningún tipo de movimiento de respiración. “Ya ha comenzado a hincharse” dice mi abuela. No hay para más: había muerto sin que nadie haya hecho nada. Exactamente la semana que no me cruce con ningún vecino.

Entonces comprendí con exactitud la frase coloquial “te han hecho el perro muerto” y decidí que nunca usaría tal expresión.

Por la noche me asomé por la ventana, el cadáver ya no se encontraba… sentí una leve tranquilidad después de haber pasado el día observando cómo todo el mundo se cruzaba con el cuerpo y sólo mostraban gestos de asco.
Entre todos nosotros, habrá alguno que intente no tener amos, ser libre; pero tal vez en el intento muera. Creo que en este caso, la muerte del perro vagabundo no ha sido en vano porque lo que he aprendido de él esta semana no lo olvidaré cuando me toque intentar ser libre.

Hasta un próximo lunes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Más de 10 horas en la universidad  por día durante la semana, un sueño (intento de pesadilla) que me despertó sudoroso y un fin de semana en el que volví a probar aquel mundo oscuro que siempre contenemos en nuestras mentes retorcidas.
Había terminado de comprar el pan de la mañana de la típica tienda de la esquina, de pronto entra un joven que hábilmente posiciona una navaja en mi rostro, lo sentí tenso, firme, a punto de insertarse en mi piel. Me sujetó para llevarme a mi casa, vi hacia las ventanas del segundo piso, divisé a mi tío, le mandé un mensaje. “Sal”. Fácilmente mi tío se aproximó y pudo librarme del maleante que había tirado su navaja, la tomé y me dirigí hacía él para propinarle un certero corte en todo el cuerpo…
Desperté y quise interpretar todos los elementos simbólicos que tuve en ese sueño… pero los síntomas de la gripe y una creciente picazón en los ojos me llevaron nuevamente a los brazos de Morfeo.
No quería levantarme, tenía fiebre y dolor muscular, pero tenía que …

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Un fin de semana cualquiera, piensas "¿adónde voy ahora?", extrañamente prendes el televisor y te enteras de un festival de lechón, sin cuestionar nada, alistas la cámara de fotos, algo de sencillo en el bolsillo y sobre todo: muchas ganas para comer, conocer y caminar.
El destino: El distrito de Orcotuna.
Toponimia: ORCO – Cerro y TUNA – Rincón Ubicación: Ubicada en la provincia de Concepción, región Junín, Perú.
¿Cómo llegar?
Si vives en Huancayo, se encuentra a 15 kilómetros, en la margen derecha del río Mantaro. Si chapas una combi llegas en 20 minutos, en tu troncomóvil (particular), en diez minutos.
Si vives en Lima, viaja a Huancayo. Y si vives en el extranjero, viaja a Perú.
Una de los platos más reconocidos de la zona es el lechón, es por eso que se han ganado el apelativo de "cuchicancas". Así que para impulsar el turismo, al igual que en los últimos años, se realizó el "IV Festical del lechón".
Tenía que aprovechar el momento, ya que soy amante de la c…

A todas ellas

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, unas celebran y otras conmemoran, algunas buscan un pretexto para recibir un regalo o un saludo y algunas otras siguen luchando por lograr una auténtica igualdad de derechos, y es que por muchos años de historia la mujer ha sufrido un estigma, que aún en muchos país padecen mediante la violencia, la represión y miles de formas que la propia cultura manifiesta en cada territorio, lo bueno es que la culturas son cambiantes y modificables. Hoy tengo presente a todas, a las que son madres, a las que no lo son, a las que quieren serlo pero no pueden, a las que no quieren serlo y lo son, a las que lo son y se arrepienten, a las que no lo son y no pretenden serlo; a las madres adoptivas, a las que lo son a la fuerza, a las que desarrollan el instinto maternal y a las que no, a las que no desean una familia y las que tienen una, a mujeres con muchos hijos, a las mujeres que perdieron a sus hijos, a las que creen que tener hijos varones es mejor que tene…