Cuarto para el otoño

Un torrente de energía y (casi) desesperación pusieron a mi cuerpo en demasiada actividad, fue como si la espectacular tarde en Pimentel me hubiese susurrado algo lento que debía escuchar varias veces hasta saber qué era. La inquietud y la curiosidad me arrastraron por las calles de Chiclayo, un viento suave me llevó a encontrar la respuesta del susurro.

Cuarto para el otoño

Ni vidrio perfecto
o palabra apresurada,
el sol no perdona a las persianas

Aire que sólo asfixia,
lámpara de llanto
y dolencia ausente

¡Laberinto!

Sismo en el cuarto piso
con un ombligo fresco
sacudiéndose la sal

Y la necesidad por palpar
el humo que hemos sido,
consumados,
medianoche y los pasos
evaporándose por Balta.


Hasta el próximo post.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

A todas ellas